En la tarde de este miércoles, varios cuarteteros cambiaron sus grillas debido a la incierta posibilidad de realizar los eventos ya programados.

Fallas de comunicación

Para entender las idas y vueltas en la habilitación o no de los shows masivos en Córdoba, nos tenemos que remontar al inicio de esta semana:

El lunes, el Gobierno de la Provincia de Córdoba anunció que entre el 5 y hasta el 19 de enero, boliches, discotecas y salones de eventos podrían abrir al público pero con un aforo de hasta 500 personas.

Sin embargo, en el mismo comunicado se habilitaron bajo protocolo específico festivales y conciertos.

El martes al mediodía, el representante de Ulises Bueno, Ariel Capozucca, anunció que la Municipalidad de Córdoba le había permitido la realización de un evento masivo con 4.200 personas en Plaza de la Música.

Luego del anuncio, rápidamente otros artistas y organizadores de eventos bailables, armaron sus carteleras y lanzaron a la venta las entradas anticipadas.

Cabe aclarar que artistas y empresarios habían recibido una aprobación informal por parte de funcionarios municipales para avanzar en estas medidas.

Sin embargo, en horas de la siesta del martes, la Municipalidad de Córdoba indicó mediante un comunicado oficial que “no hay ningún espectáculo masivo habilitado en la Ciudad”.

En concreto, este miércoles quedó claro que la Municipalidad de Córdoba no puede pasar por encima de lo dispuesto por el Gobierno de la Provincia y habilitar shows masivos.

No queda claro, sin embargo, cuál sería la diferencia en los hechos entre un “concierto”, que se puede realizar con protocolos y con la capacidad total, y un “baile” que debe respetar un aforo de 500 asistentes.

Para evitar inconvenientes, y debido a la imposibilidad de estar esperando hasta último momento para saber si se pueden o no hacer los shows planeados, varios artistas decidieron hacer cambios en su agenda para adecuarse al máximo aforo permitido de 500 personas.